lunes, 2 de noviembre de 2009

Cada quien su dios...

Crecí en una familia donde la religión no fue parte primordial de mi educación, la familia de uno de mis padres como muchos mexicanos es católica se regían y vivan bajo las normas de la iglesia, son buenas personas, tíos, hermanos y padres, jamás han matado ni robado a nadie, por otro lado la otra familia viven día a día su fervor a Cristo desde hace cerca de 3 generaciones predican el evangelio y son protestantes.

En lo que se refiere a mis padres siendo que venían de diferentes religiones decidieron no casarse por la iglesia solo por las leyes creadas por el hombre, por lo tanto y por lo mismo ninguno de mis hermanos y yo, tuvimos bautismo, ni fuimos al catecismo, no tuvimos primera comunión, ni fuimos presentados ante ninguna iglesia.

Lo cual me parecía normal hasta que entre a la primaria donde los miércoles de ceniza veía a mis compañeros con cruces de ceniza o veía que sus padres los persignaban antes de entrar a la escuela.

En pocas palabras yo no tenía idea de que era un dios crecí sin tenerle miedo o amor y conforme pasaron los años descubrí muchas de las cosas malas que tienen las religiones.

Que a los ateos los ven siempre con mal piensan que son el demonio, ósea no existe esa tolerancia de pensar que nada mas no se puede creer en nada. Para ellos o eres de dios o eres del demonio…

La verdad es que prefiero no decir lo que pienso ni busco cambiar de parecer a nadie, respeto a quienes creen en lo que quieran así sea un ser todo poderosos que impone reglas que sino cumples te mandara a sufrir por toda la eternidad y que según te ama o a alguien que adore una piedra a fin de cuentas cada quien su vida.

Hubo alguien que me dijo – Te vas a ir al infierno por no creer en dios –

A lo cual le conteste. -No te preocupes tampoco creo en el diablo-

Dejo salve de la Polla Records